sábado, 13 de abril de 2013

El hombre al que Google retuvo con una oferta de 100 millones

No es el más guapo, ni el fichaje estrella, ni el más inteligente, pero este norteamericano de origen indio acaba de recibir por parte de Google un paquete de acciones por valor de la friolera de 100 millones de dólares, y todo para evitar que abandonara la compañía para engrosar las filas de la efervescente Twitter.


No es el más guapo, ni el fichaje estrella, ni el más inteligente, pero este norteamericano de origen indio acaba de recibir por parte de Google un paquete de acciones por valor de la friolera de 100 millones de dólares, y todo para evitar que abandonara la compañía para engrosar las filas de la efervescente Twitter

Estamos hablando de Neal Mohan, un discreto ingeniero que ha pasado de la noche a la mañana a cobrar más que figuras de la NBA. La oferta que Twitter puso sobre la mesa a nuestro hombre era tentadora: formar parte de este vital equipo no está al alcance de cualquiera, pero Google zanjó el asunto a golpe de talonario, y poniendo unas cifras sobre la mesa que evitaron que Mohan llegara a considerar el asunto, y menos que los responsables de la red social del pajarito llegaran a contraofertar. 

¿Qué tiene este hombre que vale millones?

Viajamos al pasado para conocer los mimbres de esta misteriosa figura. Mohan se graduó como ingeniero eléctrico por la Universidad de Stanford y pronto encontró trabajo en Accenture, aunque su paso por esta firma fue fugaz y un año más tarde se incorporó a NetGravity, firma que posteriormente le llevaría a formar parte del numeroso grupo de empleados en nómina de Google. 

Por aquel entonces, en el año 1997, tenía un sueldo de 60.000 dólares anuales, pero nuestro hombre pronto comenzó a dejar al descubierto su talento. "Lo que hace realmente especial de este hombre es su curiosidad", afirma convencido Richard Frankel, el entonces CEO y jefe de Mohan en NetGravity. 

Este nuevo millonario se podía pasar horas preguntando sobre todo lo expuesto en una reunión hasta entender hasta el más nimio de los conceptos. Este rasgo de carácter se tradujo pronto en dólares.

Curioso, templado y constante

Mohan se presentaba en casa de un cliente para resolver un asunto y acababa explicando todo el proceso de la tecnología en un lenguaje llano, de forma que los clientes terminaban por contratar más servicios. No era un afán por hacer caja, sino que era su particular visión de las cosas. Así las cosas, la carrera de este ingeniero se vio mecida por los caprichos del destino: NetGravity fue adquirida por DoubleClick, donde Mohan desplegó todo su talento como Jefe de Operaciones. 

Mano a mano con David Rossenbalt, configuró el destino de su nueva compañía. Rossenbalt es el ejecutivo que olfateó el genio dentro este formal empleado al que 'pescó' a lazo. Esta pareja recondujo el destino de una zozobrante DoubleClick y lo plasmó en el que es posiblemente uno de los Power Points más famosos del mundo: 500 páginas y seis meses de trabajo en un documento que todavía sigue sentando cátedra en Google.

Y ahora que mencionamos al gigante californiano, adivinen qué firma se hizo en 2007 con DoubleClick, llevándose a nuestra estrella en el lote. Así fue, Google mantuvo a Mohan al frente de la firma recientemente adquirida. Y el tiempo dio la razón a los de Mountain View. Es fácil que uno pueda pensar que este ingeniero sea un carácter de rompe y rasga, de puñetazo en la mesa y mirada penetrante, pero no. 

Un hombre tímido y poco autoritario

Los que le conocen dicen que es tímido, no levanta la voz, y da manga ancha a sus subordinados para que despeguen todo su potencial. Minucioso como pocos, deja a su equipo trabajar a su aire sin interrupciones, pero estando siempre disponible cuando se le requiere. 

Y parece que en Google han aplicado el famoso algoritmo en el área de recursos humanos con Mohan, puesto que nuestro protagonista tiene vía libre para hacer lo que le plazca.

Libertad total y ahora muchísimo dinero, que a buen seguro dedicará a disfrutar de su otra debilidad: su mujer e hijo. ¿Y él qué dice de todo esto? Business Insider ha llamado a su puerta micrófono en mano pero Mohan, fiel a su estilo, ha declinado hacer declaraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario