domingo, 2 de junio de 2013

Los otros negocios de Sony y Samsung: seguros de vida e industria naval

Gracias a la venta de televisiones, teléfonos, consolas o electrodomésticos. En cambio, van mucho más allá. Es el caso de Sony, que además de producir películas tiene los seguros de vida como principal vía de ingresos. Samsung es otra compañía que destaca por ir mucho más allá de la tecnología de consumo, ya que invierte en la industria química o la naval.

kazuo-hirai.jpg - 225x250
 
Kazuo Hirai, presidente de Sony. Imagen: Archivo
 

El CEO de Sony, Kazuo Hirai, ha reconocido que durante este siglo, la compañía ha perdido más dinero del que realmente les beneficia con la venta de aparatos. Además, ha explicado que la mayor parte de los beneficios reales de la empresa provienen de la venta de otros sectores como Hollywood, además de la venta de seguros de vida, que es su principal sustento.
Los beneficios de la venta de seguros y servicios financieros sólo provienen de Japón y aún así conforman la parte más importante de su negocio, representando el 63% del total del beneficio operativo, y el 15% de los ingresos totales. El montante aportado por los seguros de vida asciende a 9.000 millones de dólares (7.000 millones de euros) en 10 años, según los últimos datos de la compañía.
Pero no es el único negocio que palia la situación en el mercado de la electrónica destinada al consumidor final. Los productos multimedia y el sector de Hollywood han dado muy buenos resultados a la compañía. Con la venta de música y proyectos cinematográficos llegaron a recaudar unos 7.000 millones de dólares (5.000 millones de euros) durante la última década.
El 40% restante se podía traducir en pérdidas de unos 8.500 millones de dólares (6.500 millones de euros) con la venta de productos electrónicos. Por ello resulta paradójico que precisamente en lo que les genera más pérdidas sea en lo que más esfuerzos pone y lo que más promociona.
Es díficl mantenerse a flote en sectores tan distintos como los que maneja Sony y obtener beneficios de todos. Lo normal antes era que una empresa se centrase en una determinada actividad o gama de productos, pero cada vez las grandes compañías buscan más diversificar su negocio hacia sectores distintos que les permitan obtener un margen de beneficio más amplio en diferentes ramas. Samsung es un titán en esta materia.

Samsung, ejemplo de diversificación

Como decíamos, Sony no es el único, ya que uno de sus mayores competidores, Samsung, también es experto en general beneficios de sectores que pocos usuarios de sus smartphones imaginarían. La diferencia es que dentro de la creación de productos electrónicos Samsung crece cada vez más y es líder de varios sectores, como las televisiones o la telefonía móvil.
Sin embargo, la compañía surcoreana no es solo una fabricante de dispositivos, sino que también es una empresa petroquímica, una aseguradora e incluso la responsable de un equipo de béisbol.
Dentro de la industria pesada, Samsung cuenta con la división Machinery & Heavy Industries, dedicada al mercado de la construcción naval, los sistemas de control para grandes estructuras, los proyectos relacionados con energía eólica o solar y el desarrollo de tecnología de seguridad y defensa.
En la petroquímica, la división de Samsung dedicada a estos negocios es la denominada Chemical Industries. En este caso hay varias filiales de la compañía que se dedican a distintos negocios relacionados con los carburantes fósiles y los procesos químicos.
Otra actividad de Samsung que no es muy conocida en Europa es su presencia en el mercado financiero. En este caso la compañía cuenta con una serie de filiales especializadas en seguros de todo tipo que operan principalmente en Corea y otros países asiáticos.
Por último, la surcoreana tiene presencia en otros sectores tan variopintos como la hostelería, la medicina, posee su propio centro de estudios económicos e incluso patrocina y da nombre a un equipo de béisbol coreano, los Samsung Lions.
La diversificación de la compañía ha permitido que Samsung consiga unos resultados económicos espectaculares. En 2012 la compañía tuvo unas ventas netas de 185.100 millones de euros, con unos ingresos netos de 13.700 millones. Los activos de Samsung ascendieron en 2012 a 287.800 millones de euros y sus pasivos a 168.300 millones de euros. Estas cifras ilustran el tamaño de Samsung y prueban su importancia y potencial.
Todo ello no hace más que dar prueba de que Sony y Samsung, son dos ejemplos de lo que marca actualmente el mercado, donde la tendencia es la adaptación y diversificación a varios sectores de producción o negocio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario