domingo, 2 de junio de 2013

El amor en los tiempos del WhatsApp

Esta aplicación ha cambiado la forma de comunicarse y de entender las relaciones.

 


Amar en los tiempos del WhatsApp

“Te quiero mucho.” Silencio. “¿Por qué no me contestas? Veo que estás conectado…” Minutos después: “Disculpa, no vi el mensaje”. “Pero si estabas en línea y chequeaste los whatsapps… ¿cómo es posible que no lo hayas leído?” Seguro que esta conversación le resulta familiar. Sí, hablamos de los conflictos de pareja gracias al (mejor dicho, provocados por) uso y abuso del WhatsApp, la ya celebérrima aplicación nacida en el 2009 y que hoy gestiona el envío de 9.000 millones de mensajes y la recepción de otros 15.000 millones en todo el mundo desde una oficina de 40 personas en Silicon Valley, junto a los gigantes Google y Facebook.

Una app de pago (su coste es de 1 dólar aproximadamente) diseñada para smartphones ha revolucionado la forma de comunicarse de los 300 millones de personas que la usan. Y también la de quererse y de relacionarse en pareja.
Solo en el Reino Unido, el primer país del planeta consumidor de smartphones (el segundo es España), un 58 por ciento de la población envía mensajes desde su celular a diario, el 70 por ciento usa alguna app de mensajería instantánea y apenas el 47 por ciento realiza llamadas todos los días, según un estudio de la página especializada en nuevas tecnologías The Next Web.
Hace dos décadas esperaba que su novio(a) lo llamara al teléfono fijo de su casa, hace diez años, que le mandara un mail o un sms y hoy, ya entrados en la segunda década del siglo XXI, todo el mundo aguarda con anhelo ese símbolo con un pequeño teléfono metido en un globo verde, es decir, la señal inequívoca de que le ha llegado un whatsapp.
La investigadora Mieria Fernández, de la Universidad Abierta de Cataluña, opina que es el medio ideal para estar en contacto, abona el terreno del amor sin necesidad de estar frente a frente y mantiene la intimidad. Por su parte, Francesc Núñez, experto en sociología de las emociones, cree que muchos jóvenes están descubriendo que gracias a él son más lanzados en una declaración de amor, ya que no nos obliga al temido contacto piel con piel.
Pero WhatsApp también es, en realidad, un arma de doble filo. Al principio puede encender la llama, pero también genera ansiedad y una falsa ilusión de control. ¿La razón? La herramienta permite ver cuando una persona está en línea y a qué hora se conectó por última vez.
Por eso, uno de los principales problemas con los que se encuentran los enamorados que usan WhatsApp cuando la relación ya está consolidada son los celos. Tener la opción de comprobar que su pareja habla por este medio con otras personas puede generar desconfianza y suspicacias.
WhatsApp (la abreviatura en inglés de ‘¿What’s up?’ –‘¿Qué tal?’–) alimenta tantas obsesiones que incluso ha dado lugar a un falso mito extendido entre los usuarios: el de que cuando envía un mensaje, si junto a este aparece un check (un símbolo con forma de V de color verde), es que la otra persona lo ha recibido, y si aparecen dos checks, que lo ha leído. Pero solo podemos saber que la otra persona ha leído el mensaje si este tiene dos checks y, además, nuestro contacto se ha conectado después de la hora de nuestro envío. Aunque la mayoría de los teléfonos cuentan con la opción de “desactivar última hora en línea” para no controlar ni ser controlados, psicólogos y terapeutas coinciden en que muchas parejas, después de la ruptura, intentan conocer la actividad del otro en whatsapp: a qué hora se conecta, cuándo está en línea, etc. Y eso se puede convertir en una tortura.
Breve diccionario de términos ‘tecno’
Nomofobia: miedo a no estar conectado al móvil.
Síndrome de la vibración fantasma: consiste en que el paciente siente la vibración de un teléfono que no existe.
Movilemia: ‘craving’ o necesidad de tener el móvil con uno mismo en todo momento. Es una especie de síndrome de abstinencia del aparato. Un 55 por ciento de los usuarios come con él en la mesa. Doble check: es el doble signo en forma de V y de color verde que nos indica que un mensaje de WhatsApp ha sido entregado (aunque no significa que ha sido leído). Line: aplicación gratuita y sin publicidad muy similar al WhatsApp y su más directa competidora en el mercado de las ‘apps’.
Cuando más se utiliza...
Uno de los creadores de WhatsApp, Brian Acton, dice que los momentos en los que los usuarios más usan la aplicación son aquellos de grandes eventos deportivos o un acontecimiento como una boda real y en la última noche del año. También hay picos de actividad cuando nos llegan noticias de catástrofes naturales o amenazas de seguridad. Situaciones que poco tienen que ver con el mor. ¿O sí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario